Mérida y Moro firmaron buen debut sobre la tierra capitalina

La escuela alcalaína estuvo presente en la fase previa del Mutua Madrid Open

Artículo y fotos de Goyo Ybort

Dos tenistas madrileños salidos de la escuela alcalaína, Alejandro Moro y Daniel Mérida, han llamado la atención con sus actuaciones en la fase previa del Mutua Madrid Open, haciendo muy buen uso de las wild cards concedidas por la organización.

Dani Mérida, con tan sólo 17 años, gozó de una tarjeta de invitación del torneo para competir en la fase previa del masters 1000 capitalino, justo tres años después de haber disputado la final del Mutua Madrid Open sub-16.

El debut de Mérida en una competición de la máxima categoría ATP (a excepción de los grand slam) fue más que interesante, reuniendo a cientos de espectadores que abarrotaron la pista 4 de la Caja Mágica para ver al deportista de Alcalá de Henares.

Mérida cuajó un encuentro muy serio, mostrando calidad y serenidad, ante el húngaro Marton Fucsovics, cuarto cabeza de serie de la previa, treintañero y 50º del ranking mundial (con 1 títulos y 2 finales ATP), ante el que cedió por 6-4 y 6-3.

Fucsovics alcanzó su mejor ranking ATP (31º) en 2019, apenas dos meses antes de que Dani disputara aquella final cadete del Mutua Madrid Open.

Marton es un jugador asentado que ha disputado 22 eliminatorias de Copa Davis con Hungría desde 2010, habiendo logrado 30 victorias.

Mérida, largamente ovacionado, cayó en esa ronda al igual que Daniel Rincón y Pablo Andújar, en una previa de la que salieron clasificados tenistas consagrados como Goffin, Paire, Cressy, Lajovic o Kwon; y en la que también cayeron jugadores como Humbert -que partía como número 1 de este cuadro-, Mannarino, Molcan, McDonald, Coria o Vesely.

Por su parte, Alejandro Moro, también gracias a una tarjeta de invitación, rozó la proeza y meterse en el cuadro final del masters 1000 de casa a sus 21 años.

Moro (440 del ranking ATP) debutó venciendo por sorpresa y de forma expeditiva (6-0, 6-4) al argentino Francisco Cerúndolo, tercer cabeza de serie de la previa, que llegó a Madrid como 47º del mundo con 23 años, y tras haber sido semifinalista del último Masters 1000 de Miami. Moro encandiló, ese día, a los cientos de aficionados que poblaron la pista 5.

Al día siguiente, ya en la pista 4, Alejandro cayó ante Lorenzo Musetti, pero el italiano debió remontar un primer set bien trabajado por el madrileño, para acabar venciendo por 5-7, 7-5 y 6-2.

Musetti partía como décimo cabeza de serie de la previa, siendo 63º ATP a los 20 años, y tras haber sido 56º del mundo en marzo, y uno de los mejores representantes actuales de la llamada Next Gen.

Moro se quedó a las puertas del cuadro final de Madrid, al igual que el granadino Roberto Carballés.

Al cierre de esta información, los españoles que estaban en liza en dieciseisavos de final del cuadro individual eran: Davidovich, Nadal, Carreño y Alcaraz, todos por la parte alta del cuadro (como Djokovic, Ruud y Murray); y Bautista y Ramos, por la parte baja donde está el vigente campeón Zverev y Tsitsipas; habiendo caído los valencianos Carlos Gimeno y Pedro Martínez.

En octavos de final de dobles estaban Alcaraz y López (Marc), y Carreño-Martínez, que se medían a los vigentes campeones, el barcelonés Granollers y el argentino Zeballos.

Sara Sorribes era la única española clasificada para octavos, tras los tropiezos de Paula Badosa, Nuria Párrizas y Garbiñe Muguruza. Y la misma Sorribes, junto a la belga Kirsten Flipkens, también se hallaba en octavos de final de dobles.

Alejandro Moro. FOTO: Alberto Simón