Madrid lucha por mantener sus pequeños municipios

El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid ha autorizado destinar seis millones de euros hasta 2021 a un plan de apoyo financiero para ayuntamientos rurales. ¿El objetivo? Frenar la despoblación.

Madrid tiene 179 municipios, pero casi 80 tienen menos 2.500 habitantes. Incluso algunos tienen menos de 50 almas empadronadas. Por eso, para que cada día no tengan menos, la Comunidad de Madrid ha aprobado ayudas que frenen la despoblación. Se beneficiarán, principalmente, las localidades que, según el padrón, hayan perdido habitantes en los últimos cinco años y a las que tengan más del 30% de su población mayor de 65 años.

Las ayudas oscilan entre 9.500 y 43.000 euros y serán destinadas a diversas iniciativas municipales. Es un macro plan que se enmarca en la Estrategia regional para revitalizar los municipios rurales, dotada con 130 millones.

El Gobierno regional ya ha puesto en marcha el 95 % de las medidas durante el primer año de vigencia de la Estrategia. A razón de 1,5 millones de euros anuales, hasta 2021 se destinarán seis millones de euros en total, para financiar este Plan especial de apoyo económico a ayuntamientos en riesgo de sufrir despoblación.

 

¿Cuántos municipios?

Según las estadísticas, este programa de ayudas beneficiará a 49 municipios que tienen en común haber perdido población en los últimos cinco años y contar con, al menos, un 30 % de habitantes mayores de 65 años. Con este Plan, el Gobierno de la Comunidad de Madrid reitera su compromiso con los municipios más despoblados de nuestra región, a quienes va dirigida la Estrategia para revitalizar los municipios rurales en la que se enmarcan estas ayudas.

El despoblamiento y el envejecimiento de la población son circunstancias asociadas a una escasez de recursos económicos municipales que dificultan que los ayuntamientos puedan llevar a cabo un desarrollo efectivo de todos los servicios y necesidades que demanda el ciudadano. Las ayudas aprobadas por la Comunidad de Madrid pretenden que los ayuntamientos puedan desarrollar iniciativas que favorezcan e incentiven el asentamiento y arraigo de habitantes en los municipios rurales, sin poner en riesgo su seguridad financiera.

 

¿Cuánto dinero?

Estas ayudas concedidas por el Ejecutivo regional oscilan entre los 9.500 y los 43.000 euros y serán destinadas a fines tan diversos como la financiación del transporte escolar, la adquisición de libros de texto, la reforma y pavimentación de calles o la dotación de mobiliario para instalaciones municipales o museos, entre otros. Con el desarrollo de esta medida del Gobierno regional, que arrancó el año pasado, municipios como Villamanta –al que se asignaron el primer año 26.500 euros– han superado los 2.500 habitantes.

Otros municipios como Montejo de la Sierra, por ejemplo, también se ha visto beneficiado por la puntuación adicional que reciben las localidades con menos de 500 habitantes (antes el umbral estaba en 250), y recibió el primer año de puesta en marcha de estas ayudas 17.000 euros de ayudas.

¿Cuál es la estrategia?

Estas ayudas se enmarcan en la Estrategia para Revitalizar los Municipios Rurales, aprobada en junio del pasado año 2018 para dinamizar los municipios con menos población de la región, atrayendo y arraigando a la población joven en 75 municipios con menos de 2.500 habitantes. Estas localidades representan apenas el 1% de toda la población de la Comunidad, pero que conforman en el 42% del territorio regional.

Hasta la fecha, de las 60 medidas con que cuenta la Estrategia para Revitalizar los Municipios Rurales ya se han puesto en marcha el 95% de sus propuestas, destinadas a luchar contra el despoblamiento. Entre las iniciativas puestas en marcha destaca el proyecto ‘Arraigo’, que ofrece asesoramiento a familias que quieran instalarse en localidades con menos de 100 habitantes.

El objetivo final de la Estrategia es crear un entorno favorable para que las personas que decidan apostar por vivir y trabajar en los pequeños municipios madrileños puedan hacerlo con la garantía de que van a contar con todos los servicios necesarios para una óptima calidad de vida.

Es compromiso del Gobierno regional que sus habitantes puedan acceder a los servicios públicos, las nuevas tecnologías, el empleo y la vivienda, garantizando desde la Comunidad de Madrid la vertebración territorial y la cohesión social de la región.

La Hiruela quiere sobrevivir

La Hiruela es un ejemplo de los municipios de la Comunidad de Madrid que quieren sobrevivir. En 2019, tan solo cuenta con 51 habitantes, pero gracias al Plan de la Comunidad, ya se han instalado dos nuevas familias.

Se trata de un municipio al norte de la Comunidad, a unos 104 kilómetros por la A-1. Tiene una superficie de 17,18 km2 y es el tercero menos poblado de la región.

La Hiruela perteneció a la Comunidad de VIlla y Tierra de Sepúlveda, perteneciendo desde el principio al Ochavo de la Sierra, integrado en el municipio de Colmenar de la Sierra. Antes se denominó La Hiruela de Buitrago, para pasar a denominarse oficialmente como La Hiruela. En 1834, La Hiruela (como La Hiruela de Buitrago), Bocígano (como El Bocígano de la Sierra), Cabida y Peñalba de la Sierra se independizan del ayuntamiento de Colmenar de la Sierra, integrando la nueva provincia de Guadalajara. Pertenece a Madrid, desde 1838, tras la segunda división de las provincias.

Cuando más población ha tenido fue en 1887, con 242 habitantes, población que mantuvo -aunque en descenso- hasta bien entrado el siglo XX. En 1960 aun se mantenía en 203 habitantes, pero en 1970 bajó a 88 y una década después a 30. En el año 2001 tuvo un repunte y subió a 83 habitantes, pero en 2011 volvió a los 55 y ya no se ha vuelto a recuperar, con el riesgo de desaparecer.

Quienes visitan La Hiruela, pueden comprobar que es una zona perfecta para los amantes del senderismo por la gran cantidad de excursiones que se pueden realizar allí y en sus alrededores. Tiene gran variedad de rutas, cada una con un encanto particular, con elevadas montañas o espectaculares miradores con grandes y maravillosas vistas. Es un entorno mágico que bien puede valer la pena visitar este verano.

Deja un comentario