Los niños madrileños podrán ser ‘arqueólogos por un día’

La Comunidad de Madrid ha dado inicio a la IV edición de su programa educativo ‘Arqueólogos por un día’. El consejero en funciones de Cultura, Turismo y Deportes, Jaime de los Santos, ha presentado este miércoles la iniciativa que se ha puesto en marcha en colaboración con los ayuntamientos de Alcalá de Henares y Hoyo de Manzanares. Con esta actividad pretende que los madrileños sientan el patrimonio arqueológico como algo propio, y aprendan así a cuidarlo y disfrutarlo al tiempo que se instruyen sobre la labor arqueológica.

Para esta IV edición se ofertan un total de 3.244 plazas dentro de este programa de aprendizaje intergeneracional destinado a niños, de entre 8 y 14 años de edad, acompañados de adultos que quieran conocer de primera mano las técnicas de actuación en un yacimiento arqueológico.

Esta actividad es gratuita, hasta completar aforo y para participar en el programa es necesaria la inscripción previa a través de la página web www.comunidad.madrid/cultura/patrimonio-cultural.

TÉCNICAS ARQUEOLÓGICAS
La actividad tendrá lugar en la ciudad romana de Complutum, en Alcalá de Henares, entre los meses de julio a septiembre, y en el yacimiento arqueológico de La Cabilda, en Hoyo de Manzanares, durante los fines de semana del 7 de septiembre al 6 de octubre.

Para todos aquellos que se decidan a participar ‘Arqueólogos por un día’, la actividad se inicia, en el caso de Alcalá de Henares, con una visita de media hora al yacimiento romano de Complutum, así como a la Casa de los Grifos seguida de una explicación detallada del proceso de excavación de los restos arqueológicos. A continuación, los participantes se trasladan a una excavación creada al efecto, y después se trabaja con el sedimento extraído, unos restos que se etiquetan, se documentan, se fotografían y se dibujan. A lo largo del taller, los ‘arqueólogos por un día’ conocerán las tareas y las técnicas arqueológicas, las herramientas que se emplean y cómo trabajan los distintos equipos multidisciplinares en una excavación.

Los participantes finalizan su aprendizaje procesando los materiales y restos extraídos, datándolos y clasificándolos, identificando los restos vegetales y de fauna. Además, se simula el proceso de restauración de cerámicas, preparando las muestras para su análisis en laboratorio y, finalmente, se realiza una interpretación del yacimiento.

Deja una respuesta