La Comunidad ve una oportunidad para transformar la economía madrileña ante el reparto de fondos europeos

La Comunidad de Madrid tiene una “oportunidad única” para transformar la economía regional ante el próximo reparto de fondos europeos, que debe ir acompañada de “propuestas eficaces de reforma”. Así lo explicó ayer el consejero de Economía, Empleo y Competitividad, Manuel Giménez, durante su intervención sobre el marco estratégico de planificación económica y fomento del desarrollo económico de la Comunidad y su relación con el Plan de recuperación, transformación y resiliencia presentado por el Gobierno de España.

Giménez ha señalado que el Gobierno regional está trabajando en un documento estratégico para identificar iniciativas de reforma e inversión en la Comunidad, cuya versión final se consensuará entre todas las consejerías madrileñas.

Un marco estratégico que, según el consejero, se basa en cuatro principios: es ambicioso, tanto por el alcance como por su profundidad; mantiene un enfoque integral, al tener en cuenta las múltiples interacciones que existen entre las dimensiones relevantes; parte de un amplio consenso, basándose, en las conclusiones alcanzadas por la Comisión de Estudio para la recuperación e impulso de la actividad económica y social de la Comunidad de Madrid, y contará con la evaluación de todas las medidas que se pongan en marcha, haciendo hincapié en la transparencia.

Las líneas básicas en las que recaerían estos fondos se centran en acciones para la internacionalización de las pymes; la reducción de cargas administrativas; la atracción de grandes empresas y los incentivos al empleo de calidad. Todo ello, acompañado de una firme apuesta por las energías renovables y una transición energética justa, potenciando la igualdad de género en el mercado laboral, la atención a los más vulnerables y el compromiso de una Administración pública que elimine trámites y sea más transparente.

Según Giménez algunos de los sectores en los que deben incidir estos fondos deberían ser: el agroalimentario, la automoción o la construcción; otros con gran potencial como la aeronáutica, el biotecnológico y las telecomunicaciones; y ámbitos fundamentales como la educación, adecuando la formación a las nuevas necesidades tecnológicas, el financiero, el logístico, el audiovisual o el turístico.

Para el consejero es “crucial” que la Comisión Europea acelere y simplifique los procedimientos a la hora de disponer, “en el menor tiempo posible”, de los reglamentos necesarios para la implementación del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR), así como para la aprobación de los programas operativos dentro del Marco Financiero Plurianual 2021-2027.

En su opinión, “el conjunto de la Administración española también deberá mejorar los instrumentos existentes para la elaboración, programación, ejecución, evaluación y rendición de cuentas” de aquellas iniciativas que se desplieguen con financiación europea. También ha resaltado la necesidad de “modificar y simplificar el marco regulatorio autonómico; reforzar la capacidad de gestión de la Administración autonómica a través de la planificación del empleo público al menos hasta 2030 y evaluar las políticas públicas de manera profesional y rigurosa”.

Giménez ha explicado que esta transformación económica debe planificarse con el objetivo de “maximizar el potencial de los madrileños y de la economía de nuestra región, para crear más empleo y crecer como sociedad de cara al futuro”; al tiempo que “planificar para anticiparnos a futuras crisis y crear oportunidades para lograr una sociedad más equilibrada y más justa, donde todos cuenten”.

Por último, se ha referido a la necesidad de que “todos, como sociedad, nos involucremos en este proceso”, en una “acción conjunta que exige interlocución permanente a todos los niveles, tanto público como privado, en todos los escalafones de la Administración; a través del diálogo social y la interlocución fluida con los grupos parlamentarios”.

Deja una respuesta