El cante y la guitarra, protagonistas en la presentación del cartel del III Festival Flamenco de Club de Café Berlín

La mítica sala madrileña acogerá los viernes y sábados del mes de noviembre este encuentro cultural que nació hace tres años con el objetivo de revitalizar la escena del flamenco en la capital. Será la tercera edición de un festival que está llamado a ser referente del arte cañí en la noche madrileña, que se llevará a cabo en el Café Berlín los viernes y sábados del mes de noviembre.

El sentimiento de nostalgia al recordar el Flamenco que hizo vibrar Madrid allá por los 80′ se torna hoy en ilusión por ver de nuevo a la capital vestida con volantes y lunares. El cante jondo, toque y baile resuenan cada vez con más fuerza por el callejero.

Los artífices del proyecto son Bandolero y Andrés Almada -‘Pato’. El reciente acto de presentación del festival fue encumbrado por el polifacético José Luis Ortiz Nuevo, bautizado por algunos como el ‘científico del flamenco’. “Es una música exigente, de creación, que requiere la complicidad del oyente (…) Aquí se viene a disfrutar y a que los sufrimientos se vayan”. Y es que para él, el flamenco da con las dos claves de la vida: el dolor y la alegría. “Cada vez somos más”, expresaba por su parte ‘Pato’, quien concluía su alegato con un “esto va a ser inolvidable y vamos a ser testigos de ello”.

Artistas de renombre para la tercera edición

El primero en subirse al escenario el 8 de noviembre para inaugurar el festival, será el multinstrumentista Diego Amador. Conocido como ‘El Ray Charles Gitano’, el artista bebe de numerosos palos flamencos y cuenta con un repertorio que comprende una amplia gama de estilos, granjeándose un prestigio que le ha permitido compartir espacio con grandes estrellas como Tomatito, Camarón de la Isla, Remedios Amaya, Diego el Cigala, Alejandro Sanz, Charlie Haden, Path Metheny y Bireli Lagrene, entre muchos otros.

El sábado 9 de noviembre, las dos almas se fundirán en el tablao en el marco de Nuevas Voces del Flamenco. Las veladas del viernes 15 y sábado 16 de noviembre serán atesoradas por Rocío Molina, una de las bailaoras con más proyección internacional en el presente. Ya el viernes 22 de noviembre, Café Berlín acogerá el espectáculo ‘De Cerca’, proyecto coprotagonizado por Josemi Carmona y Javier Colina, y que cuenta con la colaboración especial de Bandolero en la percusión. La obra fusiona de manera cálida swing jazzero y sonidos latinos con el flamenco, una fórmula que les llevó a contar amargas verdades y profusas alegrías durante dos años de gira.

La noche siguiente, sábado 23 de noviembre, le llegará el turno a la cantaora de Triana: Rosario Guerrero, ‘La Tremendita’. Aunque su apariencia puede estar más próxima al punk, la sobrina nieta de ‘La Gandinga de Triana’ e hija de José ‘El Tremendo’ ha conocido el cante desde niña y llegó a liderar un proyecto único en la historia de este género como es ‘Delirium Tremens’, el cual estuvo nominado como mejor álbum de música flamenca en los Latin Grammy 2017.

El último fin de semana correrá a cargo de otras tres figuras cuyos nombres no pasan desapercibidos dentro y fuera del panorama musical. De esta manera, Duquende y su ‘Huellas de Camarón’ amenizarán la velada del 29 de noviembre. El propio Paco de Lucía llegó a decir de él: “En Barcelona tenéis un monstruo, Duquende, que posee la magia del cante, inspiración y técnica”. Las cuerdas vocales de Duquende se complementarán con las del guitarrista Juan José Suárez Salazar, más conocido como ‘Paquete’ o ‘Mr. Pakett’, descendiente de una estirpe de cantaores y artistas del flamenco.

El broche de oro lo pondrán los legendarios guitarristas Pepe Habichuela y Rafael Riqueni. El patriarca del género en lo instrumental, el apodado por terceros como ‘pionero del nuevo flamenco’, Pepe Habichuela, se estrenó en este ciclo en la pasada edición para contribuir con sus seis cuerdas a elevar el festival a los altares. El próximo 30 de noviembre, junto a Rafael Riqueni, volverá a poner su granito de arena en el Café Berlín y devolver el esplendor del flamenco a aquellos años 80′, en los que la capital madrileña fue epicentro del mejor arte de palos.

Deja un comentario