Detenido un individuo en Guadalix que se identificaba como hijo del Estado Islámico

La Policía Nacional ha detenido, el pasado día 3, en la localidad de Guadalix de la Sierra a un individuo de nacionalidad marroquí por su presunta participación en delitos de pertenencia a organización terrorista, auto adoctrinamiento y auto capacitación.

La operación ha sido llevada a cabo por agentes de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional y de la Brigada Provincial de Información de Madrid en colaboración con el CNI y EUROPOL.

La intensificación de las investigaciones policiales ha propiciado que la Comisaría General de Información haya realizado 5 operaciones policiales recientes procediendo a la detención de 11 yihadistas, algunos de los cuáles habían manifestado su disponibilidad para materializar algún tipo de atentado en nuestro país.

La investigación comenzó cuando los agentes detectaron la presencia de una persona que estaría haciendo un uso intenso de las redes sociales con el propósito de visualizar y difundir material de contenido yihadista.

Los investigadores verificaron como el detenido había asumido la estrategia virtual de DAESH, mediante adoctrinamiento y difusión de sus contenidos a través de Internet.

Se pudo constatar la posesión de numeroso material yihadista, incluyendo vídeos sobre entrenamientos en campos militares y testimonios de mártires.

El arrestado guardaba escrupulosas medidas de seguridad, a través de diversos perfiles falsos en redes sociales y plataformas de mensajería instantánea de alta confidencialidad. Todo esto le permitía estar en contacto directo con terroristas de DAESH que se encontraban combatiendo en Siria.

Juramento de lealtad a la organización terrorista DAESH
Los investigadores comprobaron que el detenido había hecho pública su adhesión a DAESH, autodenominándose como “hijo del Estado Islámico”.

Últimamente, el investigado se había centrado en su actividad radical. Elevó la agresividad de sus mensajes en un repentino cambio físico, propio de seguidores de la doctrina “salafista-yihadista”. El arrestado, incluso había abandonado su puesto de trabajo habitual para dedicarse íntegramente a consolidar su actividad de formación, difusión y adiestramiento.

Entre las publicaciones en sus redes sociales, destacan las relacionadas con el CORONAVIRU. El detenido se mofaba de las víctimas mortales, deseando la propagación del virus y afirmando que se trataba de “un castigo de Alá”.

Su creciente peligrosidad, junto con las amenazas proferidas en redes sociales contra nuestro país y otras naciones, como Israel y EE.UU, precipitaron su detención, neutralizando así la seria amenaza que representaba para la Seguridad Nacional.

La investigación, coordinada por Fiscalía de la Audiencia Nacional y el Juzgado Central de Instrucción nº 6, ha decretado su ingreso en prisión.

Deja una respuesta