Violan y agreden brutalmente a una joven en Aluche

Andrea Sicignano. Así se llama la mujer que fue violada y brutalmente agredida hace unos días en Aluche. Esta estadounidense de 27 años ha contado los hechos a través de su perfil de Facebook y ha creado una campaña de crowdfunding con el objetivo de recaudar fondos para las víctimas de abusos sexuales. La Policía Nacional ya ha arrestado a un hombre como presunto autor de los hechos, el cual ella misma ha identificado.

El fin de semana del 15 y 16 de diciembre, según cuenta en el post de Facebook, Andrea quedó por la noche con un amigo, con el que asistió a un espectáculo de flamenco. A la salida del último bar, ambos se separaron para regresar a sus respectivas casas y ella se equivocó y cogió un autobús distinto al que debía montarse para regresar a su domicilio.

Cuando se bajó del vehículo, en la parada final de la línea, se dio cuenta de que la zona en la que se encontraba le resultaba totalmente desconocida. Aprovechando la situación, un hombre, que había viajado en el mismo bus, se acercó a ella para ofrecerle su ayuda. Según el relato, Andrea cuenta que ”estaba perdida a las cuatro de la madrugada, y todo el transporte público había dejado de funcionar. Necesitaba ayuda y este hombre me aseguró que podría ayudarme a llegar a casa”. Pero algo cambió. Cuando la mujer intuyó que estaba en peligro y trató de huir, “el hombre se volvió violento”. “Luché y grité con toda la fuerza que pude reunir. Traté desesperadamente de alcanzar mi teléfono pero me dijo en español: ‘Tengo tu teléfono. No puedes llamar a nadie’. Fue entonces cuando Andrea comenzó a recibir una brutal paliza que la ha dejado como se puede apreciar en las fotografías que acompañan a la noticia. Después de ello, el detenido la violó. “Estaba segura de que me iba a matar. Finalmente cerré los ojos. Con la esperanza de que dejara de pegarme, fingí estar muerta. No sé cuánto tiempo pasó antes de que finalmente abriera los ojos, pero cuando lo hice, él había desaparecido”, agrega.

Después de cerciorarse de que su agresor se había marchado, salió a pedir ayuda hacía la carretera, con la suerte de parar un vehículo, cuyo conductor pudo socorrerla hasta que llegaron los Servicios de Emergencias, que la llevaron al Hospital, donde fue tratada bajo el protocolo de violaciones y examinada por posibles pérdidas de visión debido a los golpes recibidos.

“No dejaré que esto rompa mi espíritu. Esta noche no me definirá.”, termina el post. Andrea ha creado una campaña de recogida de fondos para las mujeres víctimas de agresiones sexuales. Se siente “increiblemente afortunada”, porque su historia “podría haber terminado de forma muy diferente”.

El autor de los hechos, que contaba con varios antecedentes aunque ninguno por delitos sexuales, ha sido detenido en Carabanchel y puesto a disposición judicial.

Deja un comentario