La sobre-información en tiempos de COVID-19

Son tiempos de sobre-información. Noticias van y vienen en los grupos de whatsapp y en las distintas redes sociales que manejamos a diario. Algunas son bulos, otras son informaciones irrelevantes y otras, simplemente, datos. Cada quien es completamente libre de elegir la información que consume, el tiempo que dedica a ello, cómo cuándo y con quién lo comparte. Eso está claro. Pero no olvidemos que la información es poder y en tiempos difíciles como los que atraviesa la humanidad en estos días, debido a la pandemia del COVID-19, la información, además de poder, puede ser un salvavidas o un arma muy letal.

Recomendaciones para mantenernos informados, sin saturarnos

Anamaría Oxford

Para hacer frente a tanta información, la periodista Anamaría Oxford, nos ha dado algunos tips para que nuestra relación con la información sea más sana. Por supuesto, cada quien elige, de nuevo, lo que mejor le convenga. Esto son solo eso, recomendaciones.

1.- Elige las fuentes: No todo lo que llega a nuestras manos es información real. No todo es cierto. No todo es importante. Para asegurarte de que la información es veraz, elige los canales y las fuentes oficiales y confiables. Por ejemplo: si quieres saber los datos del COVID-19 en España, lo mejor es que visites la página web del Ministerio de Sanidad.

2.-Contrasta la información: Esta es una práctica muy habitual entre periodistas. Pero si eres un ciudadano común, posiblemente, no lo tengas previsto. Contrastar la información no es otra cosa que verificar si eso que te ha llegado por whatsapp, por redes, o que te contó alguien por teléfono, está en algún otro sitio, si alguien más lo dice, si algún medio de comunicación serio lo ha publicado o -mejor aún- si está en algún canal oficial (punto 1). Esto evitará que se propague la información falsa, o aquella que no tiene una finalidad positiva.

3.-Piensa en tu propósito: ¿Para qué quiero saber esto? y ¿Para qué quiero compartir esto? Puede que la respuesta a la primera pregunta sea solo la necesidad de llenar el vacío que nos deja la incertidumbre, con información y datos. Eso es completamente comprensible, pero la recomendación es que pienses en el “¿Para qué?”. ¿Quieres saber los datos para estar informado? Ve a los puntos 1 y 2. ¿Quieres saber qué puedes hacer en casa durante el confinamiento, para poder emplear tu tiempo de la mejor manera? Ve a los puntos 1 y 2. ¿Quieres saber qué medidas debes tomar porque te toca salir todos los días a trabajar? Ve a los puntos 1 y 2. Pero tienes razones, propósito para consumir la información, no lo haces por angustia y sin sentido. La segunda parte, relacionada con el para qué compartir la información, es más de lo mismo. Pregúntate en qué ayuda a esa persona o a ese grupo de whatsapp, la información que le vas a compartir. Si no tienes respuesta clara, mejor no la compartas, porque sin saberlo, puedes estar generando más angustia.

4.-Delimita los tiempos: Hemos leído y escuchado que una recomendación recurrente (punto 2) es crearnos rutinas dentro de casa, para llevar mejor este período de confinamiento. No podemos “teletrabajar” todo el día, ni ver series todo el día. bueno, poder, podemos, pero no es lo recomendable, porque el tiempo se nos pasará más lento y la angustia llegará más rápido. Pues bien, dentro de esa rutina, está también delimitar el tiempo que dedicamos al consumo de información, sea que veamos las noticias en la TV, o que estemos enganchados al whatsapp, o a las redes sociales. Si estamos todo el día viendo noticias sobre el COVID-19, acabaremos embotados, agobiados y nuestro cerebro dejará de procesar la información, de modo que puede que la razón por la que comenzamos a buscar información (punto 3) acabe por ser la causa de mayor estrés.

En definitiva, estas son algunas de las recomendaciones que Anamaría Oxford nos ha compartido. Si tienes más, compártelas con nosotros. Seguramente eso puede ayudar a otros. Recuerda que es el momento de la empatía.

Deja un comentario