La gestión emocional postvacacional es tan importante como necesaria

Cuántas veces hemos escuchado hablar del Síndrome postvacacional, cuantas veces lo hemos sufrido después de tener que incorporarnos a nuestra rutina habitual una vez finalizadas nuestras vacaciones.

Este síndrome afecta cada año a un número muy considerable de personas, generando malestar físico y emocional durante las primeras semanas tras las vacaciones. En algunas ocasiones, el problema no desaparece haciéndose más grave pudiendo generar trastornos de ansiedad y depresión a quien lo sufre.

Desarrollar nuestra inteligencia emocional, clave para manejar la vuelta a la rutina

La inteligencia emocional es la capacidad que poseemos para gestionar, manejar o comprender nuestras propias emociones. Desarrollar una adecuada inteligencia emocional nos ayudara a mejorar nuestro bienestar y nuestras relaciones con los demás. Para desarrollarla es importarte “entrenar” los siguientes apartados:

  • Autoconocimiento: saber cómo vamos a reaccionar ante las distintas situaciones. Es importante entrenar de forma ficticia distintas situaciones que sabemos que nos van a generar estrés para observar las reacciones que podamos tener ante ellas y así estar preparados.
  • Entender nuestras emociones: las emociones no son buenas o malas, son adaptativas. Debemos familiarizarnos con ellas y entender así las necesidades que está exponiendo cada una de ellas.
  • Trabajar la empatía: una vez nos conocemos a nosotros y nuestras emociones, debemos comprender que otras personas de nuestro entorno personal o laboral pueden estar pasando por el mismo proceso.

 

Protege tu salud emocional aunque trabajes desde casa

La nueva normalidad ha generado que muchos puestos de trabajo se trasladen a los domicilios particulares, esto que en un principio, puede parecer una ventaja en algunas ocasiones genera un estrés mayor que sumado al parón vacacional puede desembocar en problemas emocionales.

Para hacer más llevadera nuestra reincorporación a esta rutina podemos seguir los siguientes consejos:

  • Genera una rutina diaria que tenga límites horarios establecidos: no por trabajar desde casa debemos trabajar más horas de las habituales. Pese a estar en un espacio cómodo, debemos saber parar.
  • Elimina la preocupación por el distanciamiento social, comunícate: una de las principales desventajas del teletrabajo es la pérdida de relaciones personales, por ello no dudes en usar la tecnología para comunicarte de la misma forma que si estuvieras en tu puesto habitual.
  • No olvides el deporte: al no desplazarte de tu domicilio, tu vida se va a volver más sedentaria. Por ello es clave que realices deporte que active tu cuerpo y libere tu mente.
  • Desconecta: una vez acaba tu jornada laboral, pese a tener acceso constante a la información de tu empresa, debes desconectar por completo hasta el día siguiente.

Juan José Moreno Arias, psicólogo experto en el manejo de la ansiedad y el estrés. www.jmapsicologos.es

Deja una respuesta