La Comunidad investiga tres casos aislados de niños con hepatitis aguda de origen desconocido

Las primeras investigaciones a nivel internacional indican que esta enfermedad no está relacionada con el COVID-19

La Consejería de Sanidad de la Comunidad está investigando tres casos aislados de niños infectados por hepatitis aguda severa de origen desconocido. Las edades de los  pacientes están comprendidas entre los dos y siete años. Proceden de Madrid, Aragón y Castilla-La Mancha, y han requerido ingreso en un hospital madrileño. Uno de ellos ha precisado trasplante hepático y los tres han evolucionado favorablemente. 

El pasado lunes, el Ministerio de Sanidad envió a las comunidades autónomas una alerta sanitaria internacional decretada por la Organización Mundial de la Salud a raíz de los casos detectados en población infantil del Reino Unido. En virtud del Reglamento Sanitario Internacional, la Dirección General de Salud Pública ha trasladado este aviso al sistema sanitario madrileño, en especial a las unidades de cuidados intensivos pediátricas, con objeto de identificar posibles casos -también con carácter retrospectivo- desde el pasado mes de enero. 

Las primeras investigaciones en el ámbito internacional indican que esta enfermedad no está relacionada con la vacunación del COVID-19 ni con casos de infección. Los síntomas son dolor abdominal, vómitos o ictericia (coloración amarilla en la piel). La mayor parte de los afectados evoluciona de forma favorable, pero en un porcentaje menor de los casos han precisado trasplante hepático. Las pruebas de laboratorio han excluido los virus de la hepatitis (A, B, C, D y E) y se han descartado las causas habituales, como antecedentes de viajes. 

Sanidad aconseja como principal medida preventiva el lavado frecuente de las manos, cubrirse al toser con la parte interior del codo y emplear pañuelos desechables. Además, recomienda consultar con el pediatra si el menor comienza con síntomas que se agravan en pocos días. Además, estos solo deben recibir los medicamentos prescritos por su médico o pediatra.