Encuentran a Pocahontas, la perra de asistencia, y detienen a su entrenador por denuncia falsa de robo

La Policía Nacional ha procedido a la detención, por denuncia falsa, de Alfonso García, el adiestrador de la perra de asistencia, Pocahontas, que iba a ser entregada a Clara, una niña malagueña de 15 años con movilidad reducida.

Según la versión del adiestrador, caminaba aquel día sobre las once de la mañana por una zona con poco tráfico cerca del paseo del Deleite y que le robaron el animal, una perra retriever de color negro de dos años a la que llevaba ocho meses entrenando, a punta de pistola en plena calle de Aranjuez y a plena luz del día . Fue el propio Alfonso el que explicó a los medios de comunicación que cuatro individuos le robaron la cartera así como al animal cuando pararon delante en un paso de cebra con una furgoneta blanca. Pero, en lugar de pasar de largo el vehículo se detuvo junto a ellos. “Se bajaron dos individuos de la furgoneta y me preguntaron si tenía dinero; yo les dije que estaba adiestrando a la perra y que no llevaba nada”, relató Alfonso García.

Tras la denuncia por el presunto robo, desde la Fundación Bocalán del Perro de Ayuda Social iniciaron una campaña en la que ofrecían 800 euros para encontrar a la perra, cifra que se unía a la aportación de 1.200 euros del escritor invidente, Emilio Ortiz.

Clara, la niña que esperaba desde hacía cuatro años que le entregaran al animal después de una recolecta de fondos que inició una amiga de su madre, pidió encarecidamente que devolvieran al animal. “Me daría más independencia y también iba a ser mi amiga, mi compañera para salir por ahí”, explicaba hace tan solo una semana.

De hecho, el propio Alfonso García, pidió a los presuntos atracadores que pensaran en la menor: “Que la devuelvan por favor, que hace mucho daño tanto a nosotros como a la familia. Que piensen en esa niña y que por favor se apiaden y que la devuelvan, por favor”.

La Fundación ha recuperado ya al animal pero aseguran que de momento no podrán entregárselo a la niña Clara: aún tardarán un tiempo.

 

Deja un comentario