De Miguel: “Salvaguardar la salud de todos y que el cliente se sienta como en casa”

  • Entrevista a Mar de Miguel Colom, secretaria general de la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid. Por Goyo Ybort

Con el regreso a la actividad general, después del largo parón ocasionado por la expansión de la enfermedad Covid-19, en La Quincena iniciamos una serie de entrevistas comunes con máximos representantes de asociaciones vinculadas a dos de los habituales motores de la economía, española y madrileña, como son el turismo, hoteles y hostelería, y la automoción.

Con estas entrevistas deseamos pulsar, mediante la opinión de profesionales, la situación de sectores tan decisivos y transmitir la más óptima proyección de futuro inmediato de cada segmento.

Comenzamos por esa gran contribución a la economía madrileña que supone el turismo, en claves cultural, patrimonial y de ocio, gastronomía y compras, como también de ferias y congresos.

De manera que inauguramos la serie con la intervención de Mar de Miguel Colom, secretaria general de la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid desde 2016 y de cuyo completo currículo extraemos su colaboración con la Organización Mundial del Turismo (OMT), la World Travell Tourism Counsil. Miembro del comité de rutas de enlaces aéreos del aeropuerto de Barajas-Adolfo Suárez, de la comisión de Restauración y de la comisión de Turismo de la Cámara de Comercio de Madrid. Así como el hecho de haber sido gerente del Patronato Municipal de Turismo de Madrid y directora general de Turismo de Madrid Destino, gestionando las políticas municipales de promoción e información turística de la capital.

¿Qué suele aportar el sector hotelero al PIB y al empleo en la Comunidad de Madrid?

“En el caso específico de la Comunidad de Madrid, el sector hotelero emplea a más de 140.000 personas directa e indirectamente y el turismo representa un 7% del PIB (producto interior bruto) regional. Unos datos que evidencian la importancia que tiene el sector ante el reto inmediato que afronta España de reactivar la economía nacional, para poder salir de la crisis lo antes posible y con las mayores garantías”.

¿Considera que la actual es la mayor crisis a la que se enfrenta el sector de hoteles? ¿Por qué?

“No hay duda de que estamos ante una crisis sin precedentes en lo que respecta a la actividad hotelera y al sector turístico nacional e internacional. Nuestra industria depende de la libre circulación interprovincial, de la movilidad entre países y de las conexiones aéreas para poder recibir turistas y reactivar nuestra actividad. Actualmente, nos encontramos en un momento muy crítico, con todos los establecimientos cerrados, sin fecha aún de reapertura y con la incertidumbre de cómo evolucionarán las reservas de los viajeros y si éstas serán suficientes para cubrir los gastos de reapertura”.

¿Qué estima que se va a llevar esta crisis por delante en su sector?

“En el momento en el que nos encontramos, de gran excepcionalidad, es necesario que el Gobierno central, la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de la capital asuman las peticiones económicas y financieras que les hemos trasladado, ya que las medidas que han adoptado para afrontar la crisis son claramente insuficientes. El sector hotelero corre peligro de quiebra, dado que muchos establecimientos no están generando ingresos por el cierre forzoso y siguen afrontando gastos.

Esta situación tendrá un duro efecto sobre la economía regional y los datos del paro, ya que los ERTES que se han tenido que poner en marcha para tratar de salvar el empleo de los profesionales del sector podrían convertirse en ERES, lo que complicaría enormemente la situación socioeconómica de miles de personas”.

¿Qué es lo que más echa de menos, en lo profesional, en esta situación?

“La verdad es que esta crisis ha promovido la relación y unión entre los diferentes agentes que estamos vinculados a la actividad turística. En este sentido, y en vista de la falta de sensibilidad del Gobierno, hemos tratado de actuar de manera conjunta y coordinada para tener una representación más numerosa y sólida frente a las instituciones públicas, a la hora de hacerles llegar nuestras principales reivindicaciones.

Por ello, creo que queda claro que lo que más echo en falta es una reacción firme y activa del Gobierno central, principalmente, y, a pesar de que ya han empezado a implicarse y a activar ayudas, que la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Madrid sigan atendiendo nuestras peticiones. Es preciso que escuchen al sector antes de poner en marcha medidas que, lejos de contribuir a la mejora de la industria, parecen ir destinadas a perpetuar su crisis”.

¿Qué ha sentido y cómo le afecta al sector la suspensión de ferias y congresos?

“Madrid es el primer destino MICE (turismo de negocios en inglés: Meetings, Incentives, Conventions and Exhibitions/Events), de Europa y esta modalidad de turismo se ha convertido en una de las principales fuentes de ingresos del sector, por lo que la cancelación de ferias y congresos ha sido un duro golpe para toda la actividad económica de la región. De hecho, antes de que todo esto pasara, se preveía un buen año turístico, pero aún estamos a la espera de saber si en septiembre se pondrán en marcha los encuentros corporativos.

Y es que la celebración de estos eventos, además de contribuir a consolidar la imagen de Madrid, trae de la mano un perfil de viajero de negocios con alto gasto en destino, que tiende a prolongar su estancia un par de días para conocer la ciudad y que, además, suele repetir y volver para disfrutar de unas vacaciones”.

Posicionarnos como destino seguro al que viajar y en el que disfrutar de la amplia oferta”

¿Cómo cree que va a ser la vuelta a la actividad plena del negocio y cómo desearía que fuera?

“Lamentablemente, en un contexto como el actual, es inviable reactivar la actividad teniendo en cuenta que hay restricción de movilidad entre provincias, están cerradas las fronteras y siguen suspendidas las conexiones aéreas (al cierre de esta entrevista), como hemos señalado anteriormente. Además, las normativas aprobadas por el Gobierno en el Consejo de Ministros no permiten en la primera fase el uso de zonas comunes en los hoteles, obviando que pueden ser una fuente de ingreso clave para el sector en estos momentos en el que solo vamos a ver como clientes a residentes de Madrid.

Desde mi punto de vista, se hará de manera escrupulosamente segura a nivel sanitario, ya que lo más importante es salvaguardar la salud de nuestros empleados y de los viajeros y generar confianza. Cumplido lo anterior, desearía una desescalada progresiva y, obviamente, vinculada a la demanda de los viajeros en la que hubiera plenas garantías y el cliente se sintiera como en casa”.

Desde el punto de vista de resultados en su segmento ¿cómo espera y desea que transcurra el segundo semestre del año? ¿De qué tipo de iniciativas dependerá su progresión o recuperación?

“Tenemos la esperanza de que, en los meses de julio y agosto, con el aumento de las conexiones aéreas nacionales e internacionales, Madrid pueda posicionarse como un destino atractivo para el viajero nacional, que será el que más facilidades de movimiento tendrá para trasladarse entre provincias y el que podrá disfrutar mayormente de la oferta cultural, gastronómica y de ocio del destino.

Respecto al último semestre, en el sector confiamos mucho en la reactivación del turismo MICE, ya que, por sus características, dinamizará el mercado nacional e internacional”.

Si dependiera de usted, ¿cómo salvaría lo que queda de campaña 2020? ¿Cuáles serían las prioridades para favorecer a la mayoría de establecimientos y de clientes?

Nuestra principal prioridad para la reactivación del sector hotelero madrileño es, como hemos señalado anteriormente, garantizar la seguridad sanitaria de los empleados y viajeros y recuperar su confianza. Por ello, consideramos preciso que las instituciones públicas, junto con el sector privado, pongamos en marcha campañas potentes de promoción de Madrid a nivel nacional e internacional, con el objetivo de impulsar nuestra imagen y posicionarnos como destino seguro al que viajar y en el que disfrutar de una amplia oferta cultural, gastronómica y de ocio.

Por otro lado, es fundamental que las administraciones tengan en cuenta las peticiones que les hemos trasladado desde el sector hotelero madrileño y que pasan por flexibilizar los ERTE por fuerza mayor para el sector, de manera que su vigencia se extienda más allá del período de duración del estado de alarma. Ampliar por encima del 50% la bonificación sobre el Impuesto de Bienes Inmuebles y el de Actividades Económicas, además de conceder moratorias en otros conceptos como la Tasa de Residuos Urbanos de Actividades -estos negocios al permanecer cerrados no están generando residuo alguno y, por tanto, no deberían tener que afrontar el pago de unos servicios que no disfrutan-, habilitar líneas adicionales de financiación para el sector y la aplicación de un IVA reducido para el turismo MICE.

Asimismo, consideramos preciso la concesión de moratorias para el pago de cuotas de alquiler o de hipotecas de los establecimientos hoteleros para aliviar los costes durante y, a nivel regional, pedimos a la Comunidad de Madrid que exija a las plataformas de viviendas de uso turístico que únicamente comercialicen las viviendas con número de registro y excluya todas las ilegales”.

 

Deja una respuesta